Hablemos de Medicina Veterinaria Basada en Evidencia

Desde la fundación de la primer escuela de medicina veterinaria en el siglo 18 en Francia y hasta nuestros días, los centros escolares universitarios tienen la función de formar a Médicos Veterinarios que se especializan en las diferentes áreas en las que se divide esta profesión: Medicina, Zootecnia y Salud Pública. Específicamente en el área de medicina uno de los trabajos constantes es el diagnóstico de enfermedades o problemas en nuestros animales ya sean de compañía, de fauna silvestre, laboratorio o granja y esto dio origen a las áreas clínicas veterinarias.

Para la realización de estos diagnósticos, siempre se ha necesitado de la ayuda de propietarios o encargados, para que nos pueden dar datos específicos de nuestros pacientes: desde los datos del propietario o responsable, datos y características del ejemplar con problema médico y su historia clínica; es decir estado de salud, medicina preventiva (que no solo es vacunación y desparasitación, también se incluye higiene, nutrición, reproducción, educación), motivo por el cual es presentado a consulta o necesita ser revisado.  

Estos datos complementan el examen físico realizado por el Médico Veterinario, de esta forma si se sospecha de un problema en particular, se puede iniciar un manejo terapéutico para solucionarlo.

Años atrás, la mayoría de los diagnósticos dados a los pacientes presentados, se realizaba exclusivamente gracias a la experiencia y al criterio del Médico Veterinario.  Sin embargo, esto junto con los problemas económicos hacía que la medicina se basara en el presupuesto o en la experiencia del médico, teniendo como resultado manejos tanto diagnósticos como de tratamiento semejantes a recetas de cocina. 

Con la especialización de Médicos Veterinarios que tuvieron la oportunidad de realizar estudios en el extranjero, se inició una cultura sobre el empleo de expedientes médicos y el seguimiento adecuado de pacientes, lo cual fue mejorando poco a poco la calidad del servicio, posteriormente se establece el examen clínico orientado a problemas, el cual ayuda a organizar los datos desde la historia clínica de la mascota, hasta los problemas observados y lista de los posibles diagnósticos, finalmente apareció la frase de medicina basada en evidencia.

La medicina basada en evidencia nos indica que la forma de dar un diagnóstico y el manejo terapéutico de la mascota, ya sea médico o quirúrgico, se hará basada en la experiencia obtenida de cientos, miles o millones de casos clínicos revisados y atendidos por médicos veterinarios empleando todas las herramientas para el diagnóstico y material para su tratamiento, con base en esto se toma una directriz o protocolo para poder manejar a nuestro paciente de la mejor forma.

Un ejemplo de medicina basada en evidencia, es la compañía de Hospitales Veterinarios más grande del mundo, Banfield Pet Hospital, con más de 1000 hospitales en USA, México y Puerto Rico.  En conjunto reciben más de 2 millones de pacientes al año (1.5% corresponden a México, de esta cifra, el 80% son perros) y las anotaciones del examen físico, historia clínica de la mascota, diagnósticos presuntivos y tratamientos, son almacenados en servidores propios de la empresa. Posteriormente un grupo de epidemiólogos veterinarios tienen acceso a estos datos para poder establecer los criterios a seguir en caso de sospecha de un caso o enfermedad en específico y así establecer protocolos de diagnóstico y tratamiento.  De esta forma los pacientes que tengan un diagnóstico igual serán diagnosticados y tratados de forma similar aumentando el éxito en el tratamiento de los pacientes. 

Por ejemplo, para obtener el diagnóstico adecuado en caso de un paciente con vómito, se deben realizar diversas pruebas de diagnóstico que pueden incluir muestras de sangre, de heces, estudios de imagen como radiología o ultrasonido, etc. Estos estudios se realizan para tener los resultados en la mano y así poder dirigir la terapia adecuada a un problema en particular; en el caso de un paciente con fracturas o tumores por ejemplo, además de estudios de laboratorio, se involucra manejo del dolor y posiblemente cirugía, pero ya se tendrá la confirmación de un diagnóstico. 

El proceso de medicina basado en evidencia ayuda a poder establecer prevalencia de enfermedades tanto en zonas (diferentes estados), especies (perro o gato) y aparatos (cardiovascular, piel, nervioso, etc.) para poder dar información sobre los problemas más comunes.  Solo basta con recordar que lo común se presenta de forma común y teniendo esta información es más fácil establecer patrones de diagnóstico y tratamiento, que a la larga, ayudarán a hacer más accesible la medicina de calidad que nuestras familias y nuestras mascotas necesitan.

Escribe lo que buscas y presiona Enter